Muere el aristotelismo: lejos de Peña Nieto, de Meade, del PRI Nacional y ¡derrotado al 2018!

Por:  |  0 Comentarios

Iván García Medina
Como si fuera un epitafio, el diario Mural publicó el sábado 20 de enero una nota lacónica pero que significa mucho: “Javier Guízar Macías dejó la delegación de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) en Jalisco para unirse a la Confederación Nacional Campesina (CNC) a nivel nacional. Desde la CNC, Guízar Macías coordinará la campaña del precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade”. La columna de hoy pudiera terminar aquí, con esta frase: Adiós Leonel y Aristóteles.
Pero hay que recordar: Fue Javier Guízar quien siendo presidente estatal del PRI impulsó a Aristóteles Sandoval y a su papá Leonel a la presidencia municipal de Guadalajara y a la magistratura en el Poder Judicial.
Lo primero que hicieron ambos fue congelar a Guízar, quien terminó como delegado de Sagarpa en Jalisco a la espera de mejores tiempos, que ya llegaron. Como le ocurrió a Arturo Zamora, quien el 29 de mayo del 2014 fue “despedido” por el gobernador Aristóteles Sandoval del cargo de secretario de Gobierno; como le ocurrió a Ramiro Hernández quien apenas dejó el cargo de presidente de Guadalajara el 22 de febrero aceptó ser coordinador de delegados de Sagarpa.
Como renunció Héctor Pizano para irse a presidir el PRI, como renunció Tomás Figueroa a ser secretario del Trabajo para ser candidato a diputado local, como renunció Francisco Ayón a la Secretaría de Educación para ser candidato a diputado local, como renunció Miguel Castro a ser secretario de Desarrollo Social para ser candidato a gobernador, o Eduardo Almaguer a ser Fiscal General para ser candidato a presidente de Guadalajara, como renunció Ricardo Villanueva a ser regidor del PRI en el ayuntamiento de Guadalajara.
Pero esos nombres no suenan mucho si no se contemplan dos cosas: la primera, que ninguno de ellos ha sido llamado a listas federales y la peor, la segunda, que todos esos nombres que buscan ascenso o al menos continuidad, no son aristotelistas puros.
A Paco Ayón se lo halló en el camino, a Almaguer se lo topaba en el PRI Guadalajara y en el ayuntamiento fue un regidor “apestado”, Villanueva siempre fue minino negro de la UdeG y ahora ya dirige una preparatoria, Pizano viene de todos lados menos de los aristogatos y fue un síndico incrustado en la planilla de Aristóteles en Guadalajara, Miguel Castro era un cuadro hecho de la FROC, Etc. etc.
O sea que quienes no tuvieron cobijo con Aristóteles ya están trepados en el barco federal siguiente, los aristotelistas que llegaron con el actual gobernador van en caída libre –Antonio Cruces Mada, Alberto Lamas, Roberto López, Pedro de Alba, Sergio Otal Lobo, Claudia Delgadillo, etc. etc.- y pueden trascender, si ganan, si ganan, los que Aristóteles sumó pero nunca serán suyos y –no les diga porque andan entusiasmados- pronto “se los van a torcer, sí,  se los van a torcer”.
Por eso decía un extraordinario político: de jóvenes promesas a viejos tarugos solo hay un paso. Y sí.
¡Adiós!

Seguro ya conoces el nuevo Audi_A6 ? Ver...

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *