Invade religión esfera electoral: Carlos Lomeli se asume guadalupano; que la virgen le ayude

Por  |  0 Comentarios

Iván García Medina
A ciencia y paciencia del árbitro electoral que no ve nada, el INE y su órgano local, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco, algunos actores políticos y con ellos todititos sus seguidores, han hecho ostentación de su fe guadalupana en actos de campaña.
Según la Carta Universal de los Derechos Humanos todo mundo es libre de profesar la creencia que le plazca. Lógico es pensar que si eso lo dice un candidato, quienes le siguen, o comparten su creencia o aceptan ser de hecho, guadalupanos. Lo que la ley les prohíbe es usar en campaña símbolos religiosos.
Hoy martes 19 de diciembre El Diario NTR en su columna Quinto Patio Carlos Lomelí dice: “Luego de que tras la alianza con el conservador Partido Encuentro Social a nivel nacional, el lopezobradorismo mostró su lado guadalupano, Lomelí aseguró: “Donde se hinca el pueblo de México, ahí se va a hincar Morena”. Dijo que de ganar la gubernatura lo primero que harán con la escultura Sincretismo, “que ofende a la Virgen María y a la Virgen de Guadalupe”, será someterla a un referéndum para que los jaliscienses decidan “qué vamos a hacer”. La obra podría guardarse, cambiarse de sitio o quedarse donde está. “Porque la piel de la Virgen de Guadalupe es morena”, recalcó Lomelí Bolaños en su gira por los Altos de Jalisco, región origen de cristeros.
“¿Serán cristeros encubiertos El Peje y Lomelí?”

Veremos a Lomelì y sus guadalupanos qué hacen en Jalisco. Por eso Enrique Alfaro se despega, es un hombre de equilibrios, profesa su religión en lo íntimo, porque como gobernante ha tratado de ser respetuoso de la ley y de los credos. Lo mismo puede ir un día con unos religiosos, que al siguiente con otros. Alfaro solamente se equivocó muy feo al haber privilegiado al catolicismo con su obra Sincretismo porque no puso en Federalismo una estrella de David para los judíos o una mezquita para los musulmanes, pero esa decisión le salió contraproducente y es de esperarse que haya entendido la lección. Con la religión, los gobernantes solo deben ver y dejar que las fuerzas corran libremente. A Lomelí y a sus admiradores hay que desearles que la Virgen los acompañe.
¡Pufffffff!

@ivangarme
ivangarcialdm@gmail.com

happywheels

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *