Caras muy largas en el destape de Miguel Castro: el PRI Jalisco pasmado y Almaguer ya ‘se lamentó’

Por  |  0 Comentarios

Iván García Medina

En las formas el destape de Miguel Castro Reynoso como candidato del PRI al gobierno de Jalisco sí fue de unidad, pero en los hechos solamente el seleccionado, y el dirigente nacional de la CNOP Arturo Zamora sonreían. Los demás, no; Eduardo Almaguer, quien disputó el cargo y estaba bien creído de ser el favorito de Aristóteles Sandoval para contender por la gubernatura en el 2018, renunció a la Fiscalía General del Estado para nada. Lo chamaquearon y en ese momento de furia que se refleja en las fotos del destape que no fue suyo, de seguro se la mentó. Bueno, se lamentó -de lamentarse- por el engaño del que fue objeto.

El presidente del PRI, Héctor Pizano estaba más que furioso, -se le ve en todas las fotos- porque también lo engañaron como a vil chino, y no comprende aún por qué es solo un monigote de aparador, pero no resuelve nada, no le confían nada. ¡Bueno!, Antes el CEN del PRI escogía, y los tres sectores del PRI en Jalisco hacían un ritual de cargada en el cual, el dirigente del partido leía un papelito que le enviaban desde la Ciudad de México. A Pizano hoy, no le confían ni el pago de la luz o del teléfono del partido porque estarían a oscuras e incomunicados.

Miguel Castro es un buen candidato. Gran candidato, pero en pésimo momento. Si quiere de verdad entrar a la pelea contra Enrique Alfaro -a quien en México todos dan por súper favorito-, debe ‘deshacerse’ -figuradamente-, de su partido y de la pandilla que lo ha dividido en tres sectores que no son el obrero, agrario y popular, sino en el sector de Aristóteles, en el de Zamora y el sector de toooodos los demás, esos que no caben en ningún lado.

Y como quedé de analizar más el destape de Miguel Castro lo hago rápidamente:

La primera gran pregunta que Miguel Castro se hará es aquella que enseñó el maestro del pragmatismo Vicente Fox en enero del 2003 a bordo del avión presidencial cuando le preguntaron cómo resolvería el conflicto del Canal 40 ante la invasión de instalaciones por TV Azteca: ¿Y yo por qué?

No hay unidad en los hechos, solo en las formas. A eso se debe dedicar Miguel. A hacer que Héctor Pizano deje el partido o se ponga en serio a trabajar. A hacer que, si Eduardo Almaguer ya se lamentó, ya pase el trance de la chamaqueada y se sume en serio.

Miguel podría empezar a impedir que lo feliciten como lo hizo Ramiro Hernández ayer 11 de diciembre a las 23:16 horas en twitter: “Enhorabuena @micasrey por tu precandidatura al Gobierno de Jalisco. Sin duda un hombre de familia capaz y honrado (sic), el beneficio será para los jaliscienses. #CastroGobernador2018 #PRIJaliscoUnido”. Este tuit de Ramiro realza lo que todos dicen, que en el PRI hay muchísimo rata y trata de decir que por ahora lo rata impide llegar. Agrede a casi todos los demás.

Se nota que las encuestas y las cargadas ya no cuentan en el PRI. Ya impera el dedazo VIP. Todo apuntaba a que el favorito era Arturo Zamora, pero entre los priistas eso ya valió una semilla de sandía.

En el PRI se avergüenzan de los corruptos

Los corruptos están felices y apuestan por el Senado, una diputación federal, regiduría de oposición, o lo que sea.

Miguel Castro tiene tiempo. Si da en el clavo puede provocar una contienda seria.

happywheels

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *