“El fraude electoral en Honduras”

Por  |  0 Comentarios

Staff A Fondo
La constitución de Honduras prohíbe la reelección, pero en un fallo muy cuestionable la Corte Suprema inaplicó el texto constitucional y determinó que Juan Orlando Hernández podía postularse nuevamente por la presidencia. (Los ministros de la Corte habían sido elegidos cuando Juan Orlando presidía el Congreso)

En vísperas de las elecciones, el 23 de Noviembre la congresista federal de Estados Unidos Jan Schakowsky publicó un duro editorial en el diario más influyente del mundo, The New York Times, en el que advertía la debilidad institucional de Honduras.https://www.nytimes.com/2017/11/23/opinion/honduras-juan-orlando-hernandez-election.html

La representante de Estados Unidos señaló que el grado de descomposición del gobierno de Juan Orlando Hernández era tal, que podía ser calificado como un régimen autoritario y cuasi dictatorial.

Schakowsky adviritó que Estados Unidos debería revisar los millones de dólares que envía cada año en ayuda humanitaria y en materia de seguridad para el segundo país más pobre de latinoamérica (después de Haití) adelantando que Estados Unidos no tolerará actitudes autocráticas por parte de sus aliados.

La oposición en Honduras se aglutinó en torno a Salvador Narsalla, un presentador de televisión para conformar la ¨Alianza de Oposición contra la Dictadura¨.

Contra los pronósticos oficialistas, éste último domingo (26 de noviembre) la sociedad Hondureña salió a votar.

A pesar de la presión de los observadores de la Organización de Estados Americanos OEA, el Tribunal Supremo Electoral (que desarrolla funciones administrativas de conteo) no entregó resultados el día de la elección, sino hasta pasada la media noche.

Con el 90 % de avance en el cómputo de los votos urbanos de San Pedro Sula y Tegucigalpa (que concentran al 60 % de la población) el Tribunal Supremo Electoral daba a la ¨Alianza de Oposición contra la Dictadura¨ una ventaja de 5 % sobre el presidente Hernández.

Ese porcentaje se traducía en una ventaja de más de 100,000 votos (muy representativos para un país pequeño).

Consciente del riesgo de fraude en las zonas rurales Narsalla convocó a sus simpatizantes a celebrar frente al Tribunal Supremo Electoral.

Con ese resultado parcial, el 27 de Noviembre The New York Times publicó una cabeza contundente:

¨Narsalla Practically Assured of Honduras Election Win-Official¨.

Ayer por la tarde, con el 90 % de los votos computados y una ventaja para la Alianza de Oposición contra la Dictadura, de 4 % (140,000 votos) ¨se cayó el sistema¨ (literal).

Hoy por la mañana nos encontramos con una ofensiva noticia para la democracia:

El presidente Juan Orlando Hernández, ganó la elección por 10,000 votos.

Un abierto desafío a Estados Unidos, a la Organización de Estados Americanos y a la nobleza del pueblo Hondureño, cuya paciencia tiene límites.

El fraude es sencillamente inaceptable.

Con razón le dicen ¨Juan Robando Hernández¨.

happywheels

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *