Arma escandalera Jesús Casillas; aristogatos no entienden

Por  |  0 Comentarios

Iván García Medina

El senador jalisciense Jesús Casillas, siempre cauto, institucional, disciplinado, armó ayer y hoy jueves 21 de enero la escandalera simple y sencillamente porque ya no podía más. Los aristogatos no entienden que no entienden y a chaleco quieren imponer el negocio de sus chalecos a motociclistas.
Al paso que van, los recaudadores del gobernador Aristóteles Sandoval -los que si dan recibo gubernamental- van a poner por su chaleco, un chaleco numerado a todos los peatones, previa contribución, por supuesto, o los meten al bote.
Hoy, en El Informador, la sólida columna Allá en la fuente habla de este berenjenal de los chalecos aristotélicos: “Como diría el refrán: hay que agarrar al toro por los cuernos y al diputado naranja Augusto Valencia por la lengua. Y es que ayer, al recibir de frente el reclamo de los motociclistas que piden derogar el uso del chaleco reflejante con número de placa, Valencia le bajó varias rayitas. Apenas el mes pasado exigía a Servando Sepúlveda, titular de la Semov, castigar a los motociclistas que no usaran chaleco para inhibir a los motoladrones. Pero ante los bikers dijo que mejor iba a pedir que los aperciban antes de multarlos, que consultaría si la medida no viola sus derechos y al final, que la decisión de derogar es del gobernador. ¡Ole, torero!
“El que también se subió al “tren” de los motociclistas inconformes fue el senador priista Jesús Casillas para pedir al Ejecutivo estatal la derogación del uso del chaleco —fuego amigo a la vista—. Para eso llegó a Palacio de Gobierno en moto… y sin chaleco. Osea, ¿para mostrar solidaridad con los bikers se puede infringir la ley? Porque estará muy en desacuerdo, pero la ley y su reglamento de Movilidad están vigentes. Uy, a ver si el Instituto Mexicano Líderes de Excelencia no le retira su doctorado honoris causa”.

Bueno, lo que ocurre es que la movilidad es un asunto harto difícil para los aristogatos: todo lo piensan con las extremidades inferiores y en función de negocio.
Guadalajara no es Medellín o Bogotá. Allá hay una moto por cada auto y entonces si, las calles son de todos. Aquí no y es falso que con eso acaben a los moto ratones. Debían empezar por matricular a los aristo ratones.
Bien por el priismo renovado en el que están los priistas zapopanos como Jesús Casillas, Arturo Zamora, y otros más.

@ivangarme

happywheels

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *